viernes, 21 de julio de 2017

EN TIERRA DE VALIENTES...


Todavía no llega el 2018 y suenan ya los cascabeles. Más de uno ya se apunta un diez en el ámbito político local y federal. Unos van armados hasta los dientes, sin desperdiciar tiempo ni esfuerzo; el hambre, la pereza y la apatía, son tierra fértil para los rufianes de siempre. Ya se vislumbra el arcoíris de alianzas y estrategias políticas. Así es, estamos hablando de los actores políticos, desde los candidatos hasta los operadores de los partidos. Las municiones que están destinadas a lacerar la pobreza del pueblo no han cambiado desde hace sexenios; miles y miles de despensas, botes para leche que no es leche, tinacos para agua donde no hay agua, tarjetas sin fondos, labia de Cicerón y por ende, el florilegio de promesas que nunca se cumplirán a cabalidad. Abajo, en el bajo mundo de los votantes, también se cocinan sueños guajiros. Líderes de pacotilla afilan el colmillo para ofrecer la dignidad de sus allegados al mejor postor, otra vez. Si de citar ejemplos de tratase el presente, ocuparía todos los espacios de este medio, así que nada más hablaré de uno, por el significado que tiene dentro de la lucha social, por lo abundante de sus agremiados y lo cuantioso que resulta, el recuento de los daños; el caso del SME.

Una de las agrupaciones sindicales más prolijas de México. Y es que ahora hablar del SME obliga a señalar aquello que en tierra de valientes nunca hubiese germinado, sin embargo sucedió, mal y de malas. Los diezmados esmeitas ya no ondean banderas de prístina gloria, porque los triunfos de hoy,  están cobrando una factura muy cara, su nombre: la punitiva reforma energética.

  
Sin los acuerdos de éstos con el gobierno federal, no hubiese habido salida para dicha reforma. Pero, ¿cómo sucedió? Así es, con mentiras completas y verdades a medias, con la falta de interés de la mayor parte del gremio, con los vivales que fingen ser líderes comprometidos. Cierto es que están velando, pero sus intereses y cuando la incertidumbre pesa y obliga a levantar la mano, alzar la voz, el resultado es un linchamiento mediático y en primera persona. El circo es de primera, los hoy cooperativistas, tienen un plantón al que asisten pocos a las guardias, movidos más por conveniencia que por convicción, porque no debemos olvidar que la lucha sindical ha sido desde siempre, el referente para el desarrollo político-económico de nuestro país y hoy día, es muy lamentable que exita "La otra historia" la que no habla de la gloriosa trayectoria del SME, sino la que señala el lado oscuro de un líder y su camarilla. Lo antes señalado, es el contexto en el que se desenvuelve 'La otra historia', la experiencia de un esmeita que ha probado en carne propia el linchamiento al interior del SME por el hecho de alzar la voz, en la justa necesidad de querer resolver sus dudas.  Sea pues, hasta aquí dejo la reseña del libro LA OTRA HISTORIA, los datos duros se los dejo a su autor Mario Benítez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario