jueves, 9 de febrero de 2017

¡¡EN EL CENTENARIO DE LA CONSTITUCIÓN DE 1917, NADA QUE FESTEJAR!! -Unión de Juristas de México


A 100 años de la promulgación de la Constitución de 1917, no existe nada que festejar, ya que a la fecha, no queda nada en la ley ni en los actos de gobierno, que reproduzcan y respeten el texto y profundo contenido social de la Constitución de 1917.
En un centenario, los regímenes facciosos fueron alterando a modo la ley fundamental, instituyendo, con alrededor de 700 reformas, un modelo autoritario y represor de gobierno, fundado en la demagogia, la violencia, la corrupción y la impunidad.
La constitución de 1917 instituyó derechos fundamentales en favor de las y los trabajadores y campesinos, siendo en sus primeros años un programa de esperanza hacia una equitativa distribución de la riqueza, con educación, trabajo y seguridad social para todos y todas, derechos que hoy son solo una ficción histórica.
Con la creación de leyes reglamentarias y reformas constitucionales, se cancelaron derechos laborales y de seguridad social; se destruyeron la propiedad comunal, el ejido, el reparto agrario y el cooperativismo; se anularon la educación laica y gratuita; y se desmanteló la rectoría del Estado en la propiedad y control de los recursos nacionales.
La soberanía popular se anuló con los partidos, instituciones y procedimientos electorales, dando pie a una magna corrupción, sin distingo de partidos, quienes consintieron un paquete de más de 12 reformas estructurales, y una política privatizadora, que desnaturaliza el Estado social creado por el constituyente de 1917.
Con todo y sus reformas, la economía sigue estancada, sin empleos suficientes, con una devaluación de 21 pesos por dólar y un tabulador de salarios miserables para las mayorías; en contraste con los cuantiosos sueldos para ministros y funcionarios, y los altos impuestos (ISR, IVA, IEPS), y precios fijados en predial, luz, gas y gasolinas.
Amén de que, la crisis de justicia y seguridad pública que se vive desde hace décadas es apuntalada en la Corte, poder que ha sido el que más ha traicionado la legalidad e ideales constitucionales de justicia, encarnando sus ministros un poder conservador y controlador del libre albedrio de muchos jueces y magistrados honestos y capaces.
Como dijo en 1906 el insigne jurista Ricardo Flores Magón “La Constitución ha muerto”, y los culpables son los neoliberales en el poder, que obedecen a su bolsillos y a organismos imperiales, por ello, la solución a nuestros males, rebajados en “Trump” y su “muro”, no son la “unidad” con nuestros verdugos ni el “apoyo” al gobierno de Peña, como lo pide el régimen y estúpidamente líderes que se dicen de “izquierda”.
En el centenario de la constitución hay que redoblar el esfuerzo por restituir los derechos públicos y sociales involucionados, pero para ello, hay que desplazar a los neoliberales del poder, y transformar el régimen político nacional, mediante la lucha unitaria política de masas, electoral, jurídica y ciudadana, que nos permita un nuevo pacto social que se plasme en un nuevo ideario constitucional social del siglo XXI.
La Unión de Juristas de México en honor a los constituyentes del 1917 reivindica su compromiso en la lucha porque el derecho y la justicia estén al servicio del pueblo.

A T E N T A M E N T E
POR LA DIRECCIÓN NACIONAL
Eduardo Miranda Esquivel, responsable de la publicación, y 42 firmas más.
Informes al celular 044-55-3731-9665 unionjuristas@hotmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario