jueves, 1 de diciembre de 2016

RECONOCE LA UNESCO A “LA CHARRERÍA, TRADICIÓN ECUESTRE EN MÉXICO” COMO PATRIMONIO CULTURAL LNMATERIAL DE LA HUMANIDAD

Foto: Cortesía Asociación Nacional de Charros

Boletín No. 368 1 de diciembre de 2016 del Instituto Nacional de Antropología e Historia

 *** La Secretaría de Cultura, a través del lnstituto Nacional de Antropología e Historia y la Asociación Nacional de Charros iniciaron las gestiones en marzo de 2013
*** El nombramiento consolida un amplio e incluyente Plan de Salvaguardia, preservación, difusión y desarrollo del patrimonio cultural que se le asocia

Luego de un proceso de elaboración y evaluación de más de tres años y gracias a las gestiones realizadas por la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República a través del lnstituto Nacional de Antropología e Historia y de la Asociación Nacional de Charros, AC, “La Charrería, tradición ecuestre en México” fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO, por sus siglas en inglés), lo que lo convierte en la octava manifestación viva de México que recibe esta distinción. La decisión se tomó durante la 11a Sesión del Comité lntergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial en Addis Abeba, Etiopía, realizada del 28 de noviembre al 2 de diciembre del año en curso. La inscripción se logra después del voto positivo unánime de los 24 miembros que actualmente conforman el Comité: Austria, Chipre, Turquía, Armenia, Bulgaria, Hungría, Colombia, Cuba, Guatemala, Santa Lucía, Afganistán, India, Mongolia, Filipinas, República de Corea, Congo, Costa de Marfil, Etiopía, Mauricio, Senegal, Zambia, Argelia, Líbano y Palestina. El expediente, resultado de una amplia investigación documental y de campo, describe a la charrería como una tradición ecuestre, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI cuando, a raíz del establecimiento y auge de las haciendas ganaderas en el centro y norte de México, surge la necesidad de convivencia entre los vaqueros de las diferentes fincas que se reunían para inventariar y marcar el ganado de cada propiedad, convirtiendo las faenas de campo en motivo de coexistencia y articulación social, siendo éste el origen de una escuela ecuestre mexicana que permitió manejar el ganado mientras se montaba a caballo y que se distinguía, entre otras cosas, por el uso de la silla de montar y la reata, utensilio esencial para lanzar al ganado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario