jueves, 17 de noviembre de 2016

GRACIAS A LOS GRINGOS


Por Juan Carlos Castrillón

Entre McDonald's y Burger King; entre Coca y Pepsi; entre un hot-dog y una hamburguesa; entre el policía bueno el policía malo; entre un redneck y un whitetrash; entre Hitler y Mussolini; entre una hiena y un chacal; entre un empresario multimillonario corrupto y una acaudalada ex primera dama, también corrupta; ¿hay opción? Realmente ¿hay elección?
El suicida sistema capitalista no tiene -ni tendrá- nada nuevo que ofrecer a los pueblos del mundo, salvo más de lo mismo: más explotación, violencia, injusticia y ecocídio. El fascismo imperialista siempre culpa de sus crisis inherentes a “enemigos externos”, judíos, comunistas, musulmanes, y ahora, inmigrantes. Un verdadero cambio nunca vendrá del circo electorero-mucho, menos de sus payasos-; hoy, la única opción transformadora se encuentra en la lucha consciente de los trabajadores organizados del planeta.
Gracias a los gringos por mostrar su verdadero rostro; finalmente la imagen del progresista “chairo” representada por el Tío Tom Obama, ya no era funcional para el complejo económico-político-militar que realmente gobierna al orbe.
Espero y confío que la adversidad de las condiciones, obligue a pelear liberadoramente a mayores contingentes humanos. Sólo ahí radica la esperanza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario