lunes, 4 de abril de 2016

ESTELA DE SINSABORES TRAS LA VISITA DEL PAPA FRANCISCO AL ESTADO DE MÉXICO


Por Rocío Alejandra Ayala Pimentel

Todavía no se despedía de tierras mexicanas S. S. Francisco, los corazones mexiquenses aún palpitaban por el gozo y la tan sonada esperanza que el PAPA predicó. Sin embargo, la triste realidad en el oriente del estado de México, no perdió ni un ápice de su maquiavélica escalada.  Los primeros en hacer notar el descontento de los ciudadanos fueron los cientos de transportistas que bloquearon por más de doce horas, tramos de la carretera Texcoco-Lechería, afectando desde las entradas y salidas de San Bernardino, Boyeros, San Felipe, Sta. Cruz de Abajo y Tocuila; la autopista Peñón-Texcoco, así como la entrada a terrenos federales donde se construyen los caminos de lo que será el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM)

A decir de los camioneros, la manifestación se debió a que el líder del Sindicato de Trabajadores del Transporte y de la Construcción, Similares y Conexos de la República Mexicana, persona encargada de convenir el pago por el arrastre de materiales, no cumplió y en su lugar, contrató a transportistas foráneos a quienes le pagaría cuotas más bajas de las pactadas con choferes que están adheridos a sindicatos como la CROC, CTM, CTC Astral, entre otros, de lo cual ya suman alrededor de 40 millones, ya que el adeudo viene desde el año pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario