sábado, 6 de junio de 2015

SI SOY TEXCOCANO, SI SOY ACOLMIXTLI ACOLHUA Y SI SOY ANTORCHISTA: BRASIL ALBERTO ACOSTA PEÑA



Reportaje

Durante toda la contienda electoral, el Dr. Brasil Alberto Acosta Peña, reconocido líder antorchista y abanderado del PRI, candidato a la Presidencia Municipal de Texcoco; estuvo haciendo énfasis en demostrar el por qué si es texcocano. Para sostener su dicho, dijo que los nueve meses de su gestación los pasó en Texcoco y cuando al fin llegó la hora de su nacimiento, se dio bajo condiciones que obligaron a sus padres a trasladarse a Tepexpan, así lo dio a conocer el pasado 17 de mayo en la llamada “Fiesta de las Estructuras” donde a través de diapositivas, él mismo presentó copia de su acta de nacimiento donde se indica que nació en Tepexpan. De igual manera, en la propaganda que los promotores del voto se dedicaron a repartir desde el inicio de campaña, dice “Soy orgullosamente texcocano. Nací el 21 de junio de 1970, día en que Brasil ganó en México el campeonato mundial de futbol, cuatro goles por uno a Italia. Vivíamos en la calle 2 de marzo, donde antes estaba el salón “Casa Blanca”; mi padre, Raymundo Acosta Sánchez, era profesor de Chapingo, entonces Escuela Nacional de Agricultura y estudiaba la maestría en el Colegio de Postgraduados. No iniciaba aún el partido cuando mi madre, Nohemí Peña Peña, comenzó a sufrir los dolores de parto y la llevaron a la clínica San Vicente cuyo director era el eminente cirujano Juan Manuel Celis Ponce, socio fundador y presidente de la Sociedad Médica de Texcoco. Mis padres decidieron llamarme, en honor a ese acontecimiento, Brasil Alberto Acosta Peña. Me inscribió en el Registro Civil de Texcoco Don Benito Bustamante Buendía, oficial del registro civil de aquel entonces”
Nótese la insistencia por declararse texcocano, una obsesión que el Dr. Brasil presenta en torno a su nacimiento, y no es que tal acontecimiento sea determinante para gobernar en Texcoco, experiencia se tiene en ese sentido, muestra de ello es Amado Acosta, el sonorense que fue Presidente Municipal durante 2009 – 2012. Aquí se trata de algo mucho más serio, pues el candidato ofreció transparencia y legalidad en cada acto público a lo largo y ancho del municipio, a cambio del voto de confianza a su favor.
Ahora bien, nadie podría objetar la impecable trayectoria que tuvo como estudiante, con los promedios que bien definen a una persona dedicada a su estudio, tampoco su andar como profesionista y docente. Simplemente, le faltó agregar su participación como Miembro de la Dirección Nacional del Movimiento Antorchista, cargo relevante anterior a la Diputación Federal por representación proporcional, tal como lo indica el sitio: ADN Político (1)
Sin más preámbulo y pasando a lo verdaderamente importante, se asoma también una duda ¿De qué forma pretende gobernar en Texcoco?
A modo de respuesta, en la misma propaganda señala generosidad y experiencia, mil millones de pesos anuales “a fin de que nuestro municipio avance” puntualizó Acosta Peña.
Y es aquí donde se pone bueno el asunto, ya que para empezar, al decir “nuestro municipio o nuestro Texcoco”, coincido con lo expuesto por el Ing. Aquiles Córdova Morán, “hay que notar el prepotente acento patrimonialista, de dueño indiscutible de Texcoco y de todos sus habitantes” cuando así lo refirió sobre los discursos  de otros actores políticos (2).
Siguiendo con las propuestas del candidato antorchista,  en las que hace alarde de su sabiduría y experiencia como político, es lamentable contradecir a tan elocuente presentación hecha por el Ing. Aquiles Córdova Morán el pasado 14 de diciembre de 2014, cuando en el Tejocote, Texcoco, durante el segundo informe de resultados del diputado federal con licencia Brasil Alberto Acosta Peña, el dirigente nacional del movimiento antorchista lo presentara como el candidato idóneo no solo para gobernar Texcoco, sino para gobernar al país si así se lo propusiera. Cito: “Los tiempos no están para juegos y menos para los reflectores y luego de escuchar el discurso de Brasil, me queda claro que no hay más que se pueda decir, sólo que se quiera abusar de la palabra o de la paciencia de la gente. Felicito con verdadera emoción de compañero y de lucha al Dr. Brasil Acosta Peña por el informe que acaba de rendir, puntual y preciso, obra por obra, acción por acción, número de beneficiados, nombres de comunidades beneficiadas.
Él es Rector Honorario del Centro Universitario Tlacaelel, articulista de planta de la revista Buzos de la Noticia, es presidente de la Comisión Nacional Estudiantil del Movimiento Antorchista, miembro del Comité Ejecutivo de Antorcha y ese comité si trabaja, es miembro de la Dirección Nacional de Antorcha que también trabaja, es un personaje admirable y abrumador.
También es abrumador por su talento y precisión, por el dominio de los temas, por la elegancia de su lenguaje, que lo dibujan como el político moderno, como el político del futuro que necesita no Texcoco, no el estado de México solamente, sino el país entero” (3)
Recalco que es lamentable contradecir el señalamiento de candidato idóneo, ya que ha dejado mucho que desear como diputado federal, prueba de ello se encuentra en el sitio Atlas Político (4) donde resalta lo siguiente: ocupa el lugar 433 de los 505 diputados que son en total. Y para el caso que nos ocupa en la pretensión de conservar la “buena imagen” de Acosta Peña, pues nada más no hay cómo. Resulta que en transparencia, está reprobado en virtud de los siguientes rubros: Declaración Patrimonial (no declaró), Declaración de Intereses (no declaró), Declaración Fiscal (no declaró) Declaración de Fondos de Campaña (no declaró).
En conclusión, pareciera que Brasil Alberto Acosta Peña, no sabe para qué le fue encomendada la curul, ni para qué sirve la investidura como diputado federal. Los hechos hablan por sí solos, bien vale la pena hacer un alto y reflexionar sobre qué clase de diputados queremos como guía para nuestro país, el futuro de nuestros hijos y el presente de nuestros adultos mayores. 

FUENTES:

No hay comentarios:

Publicar un comentario