miércoles, 20 de mayo de 2015

VOTAR POR TERROR O TERROR POR VOTAR


Por: Benito Belmont Ponce Adjunto del Exterior ATM

En estos últimos meses, diferentes personajes se han manifestado en el tema electoral,  en opiniones partidarias, progresistas, conservadoras, radicales e incluso de resignación. Pero en realidad lo que vemos es el descontento acumulado de una sociedad harta de un modelo que empobrece, aniquila, asfixia en el retraso económico social y político a un país tan rico como México. Un ejemplo de estas opiniones de hartazgo, la podemos tomar del poeta y activista Javier Sicilia, manifestando una “crisis absoluta” que México vive con una complicidad absoluta del gobierno con el narco en todos los niveles; asegura “que el estado ya no puede funcionar, en construcciones históricas que nacen, se desarrollan y mueren corrompidas. Una crisis el estado neoliberal, siendo los ejemplos de corrupción la punta del iceberg que nos da para ir pensando en otra cosa” y concluye haciendo un llamado a la ciudadanía a “boicotear” las elecciones. En Guerrero las organizaciones que respaldan la lucha de los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa se han manifestado de forma abierta a no permitir las elecciones en esa entidad, mientras que el INE en una pírrica declaración del consejero de ese instituto Javier Santiago, da la opción: “para aquellos que proponen suspender las elecciones que se registren como candidatos independientes en Guerrero”.

Será por eso que el rector de la universidad de Morelos Alejandro Vera Jiménez, también llamo a los mexicanos al “boicot político” y es que en datos entre finales del 2006 y mediados del 2014 ya se han desaparecido 22mil personas en México, o sea 240 desaparecidos  al mes durante ocho años, digamos un contingente de 43 como los normalistas de Ayotzinapa cada seis días. Sumemos a esto los ejecutados, como en el caso Tlatlaya y los que suceden a lo ancho y largo del país. El rector menciona en un discurso del día 22 de octubre del año pasado, un llamado a un “paro político, a hacer el vacío a los políticos corruptos, a no legitimarlos”. Y así encontraremos diferentes posturas como las panistas que se quejan de lo mismo que hicieron en doce años de gobierno que alternaron con el PRI, o como la de un PRD que legitima a su contra ideológica y la hace comparsa en las políticas depredadoras y que decir de sus satélites que hoy fraccionaran al electorado con regalos y acarreos en favor de su “papi”.

¿Votar por terror al estado o no votar por el estado de terror? Luchar por un nuevo constituyente, refundador, que le dé certeza a los mexicanos. El EZLN  ya lo hizo en el 94, pero también llamo a elegir un gobierno de transición que lo hiciera viable. Podemos decir que hoy, no solo es el asunto de la movilización social con un papel principal en el escenario de las calles, también el elector jugará un papel importante en el cambio sustancial que se le pueda dar a México, un proyecto está en juego. Podemos no votar y dejar que la oligarquía haga su ronda y compre y acarree los votos e infle las urnas, ellos se saben legitimar; entonces la “abstención y la anulación fundacional” nos estarían entregando al estado corrupto al que pretendemos desfondar, en México necesitamos un cambio real, que quite a los que se adueñan del país, deshacernos de los que hoy tienen sumido al país en el estado de terror y han hecho un estado fallido, logremos lo que buscamos en unidad, pero en una unidad bien pensada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario