martes, 19 de mayo de 2015

MUERE POETA DEL MOVIMIENTO INFRARREALISTA

Foto: Temok Saucedo


El poeta michoacano Ramón Méndez Estrada (1954-2015), falleció el pasado 13 de mayo de 2015, así lo dio a conocer el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).
De acuerdo con medios michoacanos, desde el 4 de mayo, Méndez Estrada se encontraba delicado de salud, por lo que fue hospitalizado.
Ramón Méndez, nació el 29 de enero de 1954, en Morelia, Michoacán, cursó estudios de periodismo y de literatura en la UNAM, y de lingüística en la ENAH. Fue cofundador e integrante del grupo literario infrarrealista junto con otros escritores como Cuauhtémoc Méndez Estrada (1954), Mario Santiago Papasquiaro (1953-1998), Roberto Bolaño (1953-2003), Bruno Montané (1957) y José Vicente Anaya (1947). Militante de la Liga Socialista, también conocida como Liga Leninista Espartaco, fundada por José Revueltas (1914-1976), en 1960.
Asistió al taller de poesía de Juan Bañuelos (1932) impartido en el Departamento de Difusión Cultural de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Durante su estancia en la ciudad capitalina, se desempeñó como periodista y escritor, siendo colaborador de El Nacional, El Financiero, La voz de Michoacán, y del suplemento cultural Letras de Cambio de Cambio de Michoacán, entre otros. Impartió cursos y talleres de literatura y fomento a la lectura dentro del Programa Salas de Lectura en Michoacán. Becario del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico del Foeca en Michoacán, en 2006. Una parte importante de su obra publicada se encuentra en diversas antologías, como El banquete de la discordia y Soñando con la cima. Antología de cuentos y relatos (Colectivo Entrópico, 2010 y 2011, respectivamente), y Criaturas caminantes del agua, de Miguel Ángel Toledo (Secum, 2014).
Años más tarde, regresó a Morelia, Michoacán, donde residió hasta su fallecimiento.
Entre sus libros se encuentran: La edad dorada, La vida de Ginés Pérez, Tonadas ágiles para sonreír en voz alta y Al amanecer de un día dos lagartija.


MI NACIMIENTO

Broté yo
de una flor.
Me alzó la Diosa.
Me sostuvo en sus manos.
Me vistió de milagros.
Era un momento de esos
en que puede pasar cualquier cosa,
hasta camellos por los ojos de las agujas.

Autor: Ramón Méndez Estrada

D/Reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario